El pasado lunes, el Congreso de los Diputados de España anunciaba que había habilitado un buzón de correo electrónico al que se podrán enviar sugerencias y propuestas a la “Comisión de Reconstrucción Social y Económica”, encargada de estudiar medidas que aceleren la salida de la crisis del coronavirus.

La mayoría de los medios de comunicación recogían esta noticia cómo lo qué es, la primera “herramienta histórica” habilitada por el Congreso como mecanismo de participación directa de la ciudadanía en sus debates. Siendo esto verdad, no es menos verdad que es algo triste que en pleno 2020 habilitar un email sea una “herramienta histórica” para facilitar la partición ciudadana. Decimos que es algo triste ya que desde 1997, en la Ley 50/1997, de 27 de noviembre, del Gobierno ya se recogía en su “Artículo 26. Procedimiento de elaboración de normas con rango de Ley y reglamentos”. que en el proceso de elaboración de legislativo y reglamentario debería “darse audiencia” a los ciudadanos afectados por la mismas. Esto se complementa y concreta en 2015 con la Ley de Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Pública que establecía que:

“Con carácter previo a la elaboración del proyecto o anteproyecto de ley o de reglamento, se sustanciará una consulta pública, a través del portal web de la Administración competente en la que se recabará la opinión de los sujetos y de las organizaciones más representativas potencialmente afectados por la futura norma.”

Todas las administraciones empezaron a establecer soluciones similares a la que ha establecido el Congreso, habilitar una cuenta de correo electrónico, pero pronto empezaron a desarrollar plataformas digitales más completas para mejorar la Participación Ciudadana, ya que un simple correo electrónico tiene muchas carencias:

  • No es transparente: un correo es una “caja negra” donde la ciudadanía no puede saber qué propuestas han llegado.

  • No permite la agregación: para el común de la ciudadanía es complejo elaborar una propuesta, pero es sencillo valorar (si tiene acceso a ellas) las propuestas enviadas y mostrar su apoyo con las que esté de acuerdo

  • No permite la deliberación: las propuestas enviadas no pueden ser mejoradas y completadas mediante mecanismos de deliberación colectiva.

Para solventar estos problemas, las propias administraciones públicas (especialmente las administraciones locales) empezaron a desarrollar plataformas de participación digital que solventan estas carencias, como CONSUL, desarrollada por el Ayuntamiento de Madrid; o DECIDIM, desarrollada por el Ayuntamiento de Barcelona. Ambas 100% software libre, disponible para su descarga y adaptación.

Valoramos la iniciativa política de abrir mecanismos de participación en el Congreso, pero nos entristece que - después de todo los avances realizados en la administración para dotar de calidad y transparencia a sus procesos de participación digital, desarrollando completas plataformas en software libre que pueden ser reutilizadas por todas las administraciones- el Congreso de los Diputados se estrene con la “caja negra” de un correo electrónico.

Es por ello que esta mañana hemos decido escribir al Congreso esta “carta abierta”, cuyo contenido os mostramos a continuación.

AA: comisionRSE@congreso.es

Buenos días

Os escribimos de la Cooperativa Enreda, una cooperativa sevillana con 12 años de experiencia en el desarrollo de tecnologías de Gobierno Abierto, ya que hemos visto que habéis iniciado el proceso para la presentación de propuestas a la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica, habilitando para ello un correo electrónico.

Como sabéis, las administraciones públicas españolas llevan años mejorando la participación pública en proyectos normativos a través del desarrollo de plataforma digitales avanzadas que dotan a estos procesos de total transparencia, así como de mecanismos para mejorar la participación y deliberación en los mismos. Es por ello que nos entristece ves como el Congreso de los Diputados sigue usando una "caja negra", como es el correo electrónico, para un proceso de la importancia y repercusión de este.

Entre las plataformas desarrolladas por la propia administración para este tipo de procesos existen soluciones completisimas como CONSUL, desarrollada por el Ayuntamiento de Madrid; o DECIDIM, desarrollada por el Ayuntamiento de Barcelona. Ambas 100% software libre, disponible para su descarga y adaptación, y ámbas con un módulo de "legislación colaborativa", específicamente pensado para este tipo de procesos, que cuenta con funcionalidades como:

  • Debate previo: permite abrir preguntas sobre las cuestiones principales, que los usuarios podrán responder de manera abierta. debatir respecto a las demás intervenciones y votar todas las respuestas, para identificar las más interesantes.
  • Envío de Propuestas: una funcionalidad para que al enviar propuestas, todas las ideas podrán ser - a diferencia que en la caja negra del correo electrónico- visualizadas, apoyadas y comentadas, para así identificar cuáles tienen la mayor aprobación y mejorar la transparencia y los mecanismos de participación del proceso.
  • Comentarios de textos: en el momento en el que ya se cuente con una propuesta de texto que abrir a la participación ciudadana. La plataforma permite publicar el texto y que los usuarios seleccionen cualquier parte del texto y añadan un comentario a dicha parte. Además los comentarios pueden ser votados, permitiendo detectar si tienen respaldo ciudadano y cuáles son los más interesantes.

Como podéis ver, usar este tipo de plataforma desarrolladas en software libre por la administración, mejoraría la calidad, participación y transparencia de este tipo de procesos.

Desde ENREDA hemos ayudado a implantar este tipo de plataformas a decenas de administraciones locales, autonómicas e internacionales, incluyendo un proceso de reforma constitucional, por lo que nos ponemos a vuestra total disposición si necesitáis información o colaboración para la implantación, adaptación o uso de estas plataformas.

Un cordial saludo.