windowsXP

El 8 de abril del 2014 está marcado en todos los calendarios de la multinacional Microsoft por ser el día que Windows XP deja de estar soportado. ¿Qué quiere decir esto? Los ordenadores personales con este sistema operativo no recibirán más actualizaciones convirtiéndose en un producto “caducado”. Eso sí, los equipos no van a explotar, ni prenderse fuego ni evaporarse, sólo serán más vulnerables ante posibles ataques que reciban en el futuro ya que no existirán parches como el que resolvió el problema del gusano Blaster en 2003. La carencia de un sistema operativo (de Windows) capaz de estar al nivel de usabilidad y rendimiento tardó más de lo esperado, ya que Windows Vista recibió críticas suficientes como para que Microsoft ofreciese sistemas de “actualización” a Windows XP.

Este sistema operativo nació en 2001, por lo que han sido más de 12 años de hegemonía en los equipos personales y profesionales a pesar de que en el 2009 apareciese Windows 7. Muy pocas empresas fueron capaces de dar el salto a esta nueva versión quedándose con lo que conocían. Durante este mismo intervalo de tiempo, las distribuciones GNU/Linux han sido objeto de mejoras continuas llegando a ofrecer sistemas perfectamente compatibles en redes donde existen servidores de Windows. Las dos grandes ventajas de estas distribuciones son la facilidad de instalación y la inclusión de aplicaciones básicas como paquetes ofimáticos, de diseño o distintos añadidos para reproducir contenido multimedia, todo en la misma instalación. Gracias a las licencias en GNU/Linux, no es necesario instalar posteriormente ningún “driver” como solía ocurrir con Windows XP. Muchas organizaciones decidieron en su momento migrar a Software Libre en varios ámbitos, ya fuese a nivel terminales, como por ejemplo el cambio del SO, o en servidores, siendo el sistema que controla la información de la entidad una solución en Software Libre. Los motivos, principalmente, han sido el ahorro y la puesta en práctica de un consumo responsable de tecnología ya que el Software Libre permite alargar la vida de sus equipos mediante distribuciones que no exigen características muy altas de hardware.

Según la web distrowatch.com, las tres distribuciones más populares son:

  1. Linux Mint: distribución basada en Ubuntu donde prima la facilidad de uso y de instalación de componentes.
  2. Ubuntu: distribución basada en Debian creada por la empresa Canonical. Referente tanto en servidores como en terminales, fue probablemente la que “abrió” el SL a entornos no tecnológicos.
  3. Debian: distribución nacida en 1993, es una de las más estables y seguras. Sirve como base para cientos de derivaciones como las arriba mencionadas.

El detalle de que la primera es derivada de la segunda, y ésta de la tercera, deja en evidencia que la comunidad y el software de código abierto son dos ingredientes básicos para que la tecnología sea, realmente, una herramienta al servicio de la humanidad.