Aprovechamos la vuelta del verano para anunciar que nuestra cooperativa vuelve a tener presencia permanente en Madrid, como ya la tiene en Sevilla, Huelva y Málaga. De esta forma, seguimos consolidando nuestra red territorial mediante la que podemos ofrecer una mejor atención a las entidades con las que trabajamos.

La cooperativa Enreda se creó hace más de nueve años por parte de un grupo de jóvenes de Andalucía y Madrid. En todo este tiempo las vicisitudes propias de una entidad como la que se ha ido construyendo, junto al propio devenir de socios/as y trabajadores/as, han ido consolidando una estructura flexible y capaz de adaptarse a las necesidades de los miembros de la misma y a un entorno con muchas particularidades.

Texto alternativo

En este marco, la sede de Madrid cerró durante un período de forma temporal. Pese a ello, nuestra actividad siguió siendo reseñable y una parte importante de los proyectos que hemos venido desarrollando tenían como base a esta ciudad. Podemos citar al Instituto Cervantes, con el que venimos colaborando desde hace seis años. En este sentido también es necesario mencionar otras iniciativas como TiPi y Poletika.org, vinculadas con la sociedad civil así como la necesaria apuesta por la transparencia y la participación. Las videoconferencias y el cariño e interés que demostramos por los proyectos en los que participamos han posibilitado la creación y consolidación de este tipo de vínculos.

Continuar con el fortalecimiento de estos lazos, a la vez que se generan sinergias distintas con otras Administraciones Públicas o entidades de la sociedad civil es el principal motivo por el que volvemos a reanudar nuestra labor más presencial en la ciudad de Madrid.

La flexibilidad que se menciona también está muy relacionada con alguno de los principios que posee el movimiento cooperativo internacional que aboga, entre otras cuestiones, por la necesaria participación democrática de sus miembros, por el compromiso con la comunidad y el respeto y la promoción de elementos fundamentales como la conciliación del mundo del trabajo con la propia vida de los/as socios/as y trabajadores/as. Aquí se encuentra otro de los motivos que fundamentan esta decisión.

En síntesis, fundamentamos nuestra apuesta en la necesidad de establecer y apuntalar alianzas a la vez que defendemos los principios que cimientan a nuestra entidad. Por todo ello, Enreda vuelve a Madrid (aunque nunca se fue).