Cuando empezamos hace 3 años , se vislumbraba una crisis que nos ha llegado de lleno en pleno despegue; por ello no hemos podido parar a descansar ni un minuto. Hasta ahora.

Gracias a clientes tan buenos como los que tenemos podemos parar por primera vez a secarnos el sudor y a relajarnos, abrirnos una cerveza bien fría y brindar por ellos y por nosotros.

Chicos…os llegarán en breve.. Se están enfriando…